RESUMEN PASEOS Y CAPTURAS PERIODO DE VACACIONES

 

Ver Reporte de parte de los Garras de Águila al sector de Pan de Azúcar

 

Con el fin de incrementar el contenido del sitio iremos acoplando los distintos paseos realizados por nuestros socios en el periodo de receso de modo que parto relatando mi experiencia en mis vacaciones que abarcaron la ruta costera entre Antofagasta y La Serena, espero que les guste:  
La primera parada fue en el parque nacional Pan de Azúcar. Imperdible es la visita a Playa Blanca, un lugar de acceso un tanto accidentado pero de una belleza impresionante.
En la imagen se muestra la playa Blanca que se encuentra dentro del parque y en la cual esta estrictamente prohibido acampar puesto que no tiene manejo de residuos por lo que solo la visite durante la tarde y sin animo de pesca.  
Me recordó mucho al balneario de Hornitos con la diferencia que éramos los únicos en la playa.
En cuanto a pesca, lamentablemente no lleve mi equipo puesto que solo era un paseo por la tarde pero era fácil apreciar la presencia de sargos, machas y nape. Por referencias de pescadores de la caleta también es una muy buena playa corvinera.
El lugar posee una pequeña caleta en donde los pobladores son los operadores turísticos prestando el servicio de administradores de los lugares de camping, guía hacia los miradores o el típico paseo en bote a la isla junto con la venta de pescados aunque la oferta se reducía a viera gallos, rollizos y sierras.
Junto a la caleta existen una serie de pequeños restaurantes en donde les recomiendo la empanadas de mariscos junto a una entretenida conversación con los pescadores de la zona que me entregaron datos sobre los lugares y especies para pescar aunque al igual que en Antofagasta me fue imposible obtener carnada.
La playa de la caleta me recordó mucho a Cifuncho y mas que nada para estirar las manos empecé a probar suerte con señuelos tipo rapala.
La playa no es apta para el baño ya que posee zonas de mucha corriente, probé suerte un par de horas pero no se veía mucha acción en la zona.
Al día siguiente continuamos rumbo hacia el sur, saliendo de la caleta se puede apreciar en toda su dimensión la isla que se visita en bote (por fuera ya que no se puede desembarcar).
Luego de unos 20 klms. se aprecia la ciudad de Chañaral, esta inmensa playa durante mucho tiempo recibió los relaves de las mineras cercanas y aunque fue sometida a tratamientos de descontaminación los pescadores de la caleta no me recomendaron pescar ahí.
Si se anda cerca es imperdible pasar un rato a bahía Inglesa un lugar de ensueño.
Arenas blancas, agua turquesa y una excelente infraestructura de restaurantes, hoteles, pubs y todo cuanto se necesite para pasarlo bien.
Junto con el sol hay que tener cuidado con los precios que tienden a marear si uno esta desprevenido.
Siempre avanzando al sur nos encontramos con  Bahía Cisnes, una playa abierta de arenas doradas y un tanto ventosa que es muy utilizada por los campistas.
El infaltable percance en la ruta, por suerte no paso a mayores aunque el rayón en el techo te lo encargo.
Luego de superado los inconvenientes se pudo continuar la ruta, este lugar es la desembocadura del rio Copiapó, el cual forma un humeral conocido como Las Salinas.
Finalmente se llega a Puerto Viejo, hermoso balneario que a crecido enormemente en el ultimo tiempo.
A las finales optamos por devolvernos unos kilómetros hasta las salinas y acampar ahí aprovechando de pescar por primera vez en el viaje.
En Caldera y Chañaral visite las caletas de pescadores en busca de pejerreyes pero ni rastros de ellos así por lo menos puede comprar algo de pescado para disfrutarlo en la playa.
La playa de las salinas es en esencia una playa destinada a la pesca, de oleaje moderado y buena presencia de pulgas de mar, nape y machas y lo mas importante es que no es utilizada para el baño ya que a los costado (bahia cisnes y puerto viejo) existen sendos balnearios.
Nos resulto particularmente atractivo la presencia del rio, la pequeña duna y la playa.
Segunda Parte >>>