Seis Meses tuvimos que esperar para poder disfrutar de una nueva salida y se noto inmediatamente con la convocatoria de nuestros pescadores, casi nadie se quedo fuera y por lo mismo se arrendaron seis camionetas, algo que no sucedía desde hace un par de años.
El lugar elegido era el sector de Paso Malo al norte de Tocopilla, las principales preocupaciones pasaban por la condición del mar y la falta de carnada disponible en la caleta. Ya en la universidad los tucanes se lamentaban que en el trayecto se había caído la caña de pescar de Amestica, pero era imposible recuperarla a esa altura.
Cerca de las 10 de la mañana las camionetas pasaron a llenar el estanque y la primera parada seria en el sector del aeropuerto.
Cerca del medio día llegábamos a Tocopilla a buscar al guía local que nos acompañaría en esta salida acoplándose a los Garras de Águila.
Durante la espera nos encontramos con un oleaje muy intimidante que hacia prever una jornada difícil.
Producto del fuerte oleaje se decidió cambiar la zona de pesca del original Paso Malo al sector de la Cuchara que ofrecía mayor seguridad. Por fin cerca de las 2 y media se procedió al armado de campamento.
Parece que a los garras de águila le cuesta cada vez más armar su campamento esta vez se ganaron varias tallas al respecto; por otro lado muchos miramos con asombro que para la marinera surgía un problema, ya que se les olvido traer la madera para realizarla, por lo que en una de las camionetas empezaron a recorrer la zona buscando madera a la orilla del camino, finalmente solucionaron el problema pero el almuerzo salio bastante tarde.
Junto con la perdida de la caña de Amestica, los Tucanes se percataron que a Lavin se le había caído el bolso de pesca, asi con tanta mala suerte solo quedaba disfrutar del almuerzo a la orilla de la playa.

Finalmente por todos los atrasos se dio la partida a eso de las 4 de la tarde.

El lugar presenta zonas de poca profundidad y bastante huiro de forma que el inicio no fue muy fácil. En la foto el equipo de los tiburones que con las bajas de don Ramón y Mario Cruz querían demostrar que igual podían hacer algo.
A lo lejos se veía como los pescadores se movían de un lugar a otro, muestra clara de que la cosa no andaba muy bien, uno de los primeros en sacar algo fue  Janos Urritia con una buena cabrilla.
Fernado Salfate, Mario Aravena y Patricio Ramírez compartían esta roca logrando algunos Tomoyos y Chalacos.
Claramente la cosa no estaba para el champions, pero hay que reconocer que esos tomoyos y chalacos no se ven en todos lados.
Walter sumaba para los Tiburones otro Tomoyo a la lista mientras el viento de la tarde enfriaba el ambiente, el Janos que estaba a su lado fue al campamento a buscar las chaquetas y no se le ocurrió nada mejor que dejar su lienza tirada cuando llego saco cinco huiros distintos formando un cerro impresionante..
Ya de vuelta en el campamento la historia era conocida, casi nada que pesar y quejándose del lugar. Dentro de las cosas raras Lavin logro sacar enredada en su lienza una especia de anguila que mostraba orgulloso.
Bastante raro el bicho.
Para el pesaje no hubo mucha diferencia entre los equipos, apunta de chalacos y tomoyos los pesajes bordearon los 3 ó 4 kilos.
Kilos más kilos menos todos esperaban desquitarse a la mañana siguiente.
Hasta que llego Juan Egaña  con el guía que habíamos recogido en Tocopilla que entre una que otra cavinza apareció con un lenguado de 1.8 kilos creando bastante polémica, algunos alegaban que lo del guía no corría, otros decían que eran muchos en el grupo de los Garras, que el guía había pescado todo, etc.

luego vino el asado de rigor y una buena conversación que en todo caso termino más temprano de lo habitual, quizás por el frió, quizás por el cansancio.

Segunda Parte >>>>