La pelea que todo pescador deportivo busca

20-06-2012 Hace rato que no salia a pescar y como todos los días 20 pido medio día de permiso para acompañar a mi mamá a cobrar su pensión quería aprovechar de pasar tempranito a playa amarilla, de modo que de las 7 a las 9 tendría un espacio para mojar las líneas.

Antes que todo y aunque parezca medio mariconazo, quiero dedicar este reporte a mi amigo Hugo el Taltalino por que siempre motiva con sus reportes o llamados telefónicos avisando que saco tal o cual pescado y siempre tratando de organizar una salida, el Hugo representa lo que es la pesca para mi, que no es otra cosa que compartir y en vista que el había tenido suerte con las corvinas me preguntaba si no andaría una guacha por ahí, así que amigo Hugo muchas gracias por tu motivación.

llegue temprano, su cafe con leche y armar equipo, como sabía que el mar estaría anormalmente calmado y con un periodo de olas muy corto, la opción era señuelos livianos de modo que el equipo elegido fue:

Caña Gloomis gl2 2.7 mtr. para 14 a 35 grs.
Carrete shimano stradic c14 3000
Línea base 80 mtr. daiwa saltiga 18 lbs + 100 daiwa tournament 25 lbs.

O sea equipo ultraliviano, al llegar note que la playa estaba bastante embancada y con poca profundidad.

Como había muy poca agua opte por señuelos pequeños de gran movimiento y avance lento, partí con la daiwa team minnow

se movía bien pero a ratos tocaba fondo, le mar estaba a pesar de calmo algo turbio y temprano estaba nublado, aproveche de estrenar mi última adquisición, ya hechaba de menos algo nuevo de duel/yozuri, la hardcore.

solo 16 grs pero con buen lance, poca profundidad y colores alucinantes, el review detallado en el http://www.stellamaris.cl , nadaba increíble pero cerca de la orilla no se veía mucha actividad así que la pesca había que buscarla mas lejos, entro la maxrap y la daiwa saltiga pero tocaban fondo, no me encontraba la vuelta al asunto, no lograban convencerme, probé la koster pero sin corriente su nado se sentía tosco, cambiaba y cambiaba señuelos hasta que en la última cajita estaba la olvidada krocodilo de 1 1/2 onz, entro a la cancha y no la cambie mas, lanzaba bastante ya que tenia viento a favor, unos 70 o 80 mtr. y lograba moverla a la perfección, miro la hora las 8:15 hrs, me quedaba poca mas de media hora así que no la cambie mas, moriría con ella.

Ya estaba resignado en cuanto a la pesca, escuchando silvio y contemplando el paisaje, lanzo laaargo, recojo unos 10 mtr. y siento un sutil golpe, era imposible tocar fondo a esa distancia y velocidad, los 5 sentido a full sigo recogiendo y siento como picada de un lenguado, una pequeña cargada, levanto rápido y la clavo, segundo tirón para asegurarla y escucho el excitante sonido del freno chillando, arranco unos 10 mtr. y se vino a la orilla, caminando hacia atrás y recogiendo rápido recupero tensión cuando se larga pa dentro en una carrera infernal, era chancha y de las grandes.

me saco como si nada los primeros 100 mtrs de linea (aunque con el lance tenia como 60 mtr adentro) que los tengo marcados para saber cuando empieza la reserva de la daiwa saltiga que es de menor libraje y me dejo serias dudas en cuanto a la resistencia de los nudos, cuando creía que tenia controlada la carrera se manda otra y otra y otra, miro la bobina y me quedarían unos 30 mtr., recuerden que mi carrete es línea 3000 en que la capacidad con suerte llega a los 200 mtr., se me vino a la cabeza la vez en que me quede sin línea y decidí frenarla y me reventó el nudo del destorcedor, esta vez pelearía hasta el último metro, a ratos me ayudaba con los dedos para frenar un poco la bobina en vez de apretar mas el freno, cuando ya veía el fondo de mi bobina se detiene y se queda fija en el fondo, con el carrete no podía moverla así que empece a bombearla con la caña, recogía diez metros y se arrancaba otros diez, jugué al límite, pensaba que esta vez el pez ganaba, era cosa de otra carrera y no tenia con que pararla, cuando poco a poco empezó a ceder.

Recuerden que no había olas en que apoyarse, lentamente con cada bombeada de mi corta caña recuperaba un par de metros por vez, por fin entran en mi carrete los 100 mtr. de la línea tournament, la balanza se inclinaba a mi favor.

hasta que por fin a 50 mtrs. diviso un revuelo a flor de superficie en esta verdadera piscina, y se quedo ahí, todavía peleando con arrancada cortas de 10 metros, había que cerrar la pelea, sin apurarme y para no cometer errores, libere un poco el freno, concentrado al máximo la espero hasta que no dio mas y se vino a la orilla.

Con los brazos agarrotados grito en la soledad de la playa Bien ctm....

cuando la deje en el suelo para fotografiarla escucho unos gritos y es que estaba tan metido en la pelea que no me di cuenta que estaba siendo observado por todo este rato por dos botes de los pescadores de Coloso que me gritaban buena compaaaaadre.

los saludos a la distancia y gritan levantala

la levanto como quién celebra un gol con los brazos en alto

Bueeeeno el rajazo compadre, se las mando


Que iba a seguir pescando, ordenar las cosas y agradecer al cielo

No es la corvina mas grande que he pescado pero sin lugar a dudas es la gran pelea que todo pescador deportivo debería buscar, estuve a un pelo de doblar la rodilla ante este gran rival.

Antes de despedirme la clásica de la tina, haciendo notar que por sexta vez consecutiva es macho, lo que confirma mi teoría en que las que migran en invierno solo son las hembras, este macho mas que largo era muy gordo.

Saludos y buena pesca amigos

por Mauricio Hernández Aliaga