Excusas no faltan para ir a pescar

13-09-2011 la mitad de la corvina del fin de semana se fue a la casa de mi mamá, le convide un poco a una amiga que vino de visita y al frito en mi casa el domingo y el lunes cuando el javy me dice que le guarde un poco para hacer un cebiche que tiene que llevar de tarea al liceo como comida típica......
Que lata tengo que ir a pescar dije

partí temprano a playa amarilla, el agua estaba bastante turbia por la arena en suspensión y subiendo lentamente, buena velocidad de agua, como a la media hora mientras cantaba whe are the champions de queen, pafff golpe y cabezazo pero no arranco se quedo ahi mismo, corrió unos metros hacia el norte y luego se devolvió dejando la línea sin tensión, me la hizo 2 o 3 veces, pensé que se me iba pero reaccione rápido y le suelto el freno para que no cabecee, no arranco nunca pero la logre controlar, después de varias olas la cobro..... estaba bonita la tonta 7 kls.

al rato se me acerca un pescador y era nada menos que el famosisimo CTrigo, conversamos un rato, compartimos conocimiento y conocí la chispa atómica je je ej, aprovechando que había fotógrafo...

un poco mas tarde llego el gringo bob con quien converse un rato para dar por terminada la jornada. Tenia el auto en el borde sur y en esa zona habían llegado un lote grande de lolos de unos 15 años para practicar bodyboard, lavo la corvina en el agua y me las emplumo y cuando paso por al lado de ellos me sorprendieron con un espontaneo aplauso, se los agradecí con una sonrisa.

por Mauricio Hernández Aliaga