El regalo de papá

17-07-2013 Tiempo sin reportar, en realidad este año ha sido raro en cuanto a pesca, pocas capturas pero estas han sido muy recordadas, ya sea por su tamaño o por su dificultad, así en febrero la megacorvina de iquique, en abril la misión imposible de sacar con una caña liviana una corvina de 10 kilos desde las rocas contra todo pronóstico, pero lamentablemente a finales de abril me empezó un dolor de espalda muy invalidante que me limito mucho y se me arrastro por todo mayo y junio al punto que pensé en vender todas mis cosas de pesca (no mentira jer je je), así que de pesca poco pero bueno.
Recien este mes pude volver a pescar sin molestias y limitaciones, salvo una que otra captura sin mucha trascendencia no tenía mucho que aportar hasta la corvina que se me arranco con la chispa de angler Perú que me rompío el anzuelo y se me fue, al fin de semana siguiente luego de las megamarejadas pude recolectar algunos ostiones y obtuve después de mucho tiempo una cuota de adrenalina con una bonita corvina de 3 kilos en las lozas.


Y por fin se venía el fin de semana largo, primero el sábado una vuelta a conocer Paranal, realmente bonito e impresionante.

 

Luego el domingo con mis amigos mas cercanos a la ensenada de los choros, en realidad el paseo era al blanco pero no pudimos concretarla y este fue el premio de consuelo, bonita la playa, hartos pozones, eso si muchas matas de huiro suelto, pero íbamos con las mareas cambiadas, la baja a primera hora y la llena al mediodía. Se hizo lo que se pudo, lenta la mañana, probé de todo y en una engancho algo grande, pudo ser un toyo o un lenguado grande pero lamentablemente al arrancar unos 20 metros me cruzo con un huiro por lo que no pude trabajarlo y luego de otra carrera corta simplemente se soltó.

Ese mismo domingo el claudio escare y compañía, anunciaban el retorno de playa amarilla con una bonita chancha de 9 kilos

No había tenido oportunidad de ir después de las grandes marejadas por lo que el lunes temprano me pegue una vuelta.
Un frío que calaba los huesos, el saludo con el gran paulC y le dimos codo a codo por largo rato, lamentablemente no paso nada y como a las 9:30 emprendí el regreso. Lamentablemente estaba con el equipo cambiado, fui con la caña pequeña y solo señuelos pero la playa seguía embancada en gran parte y el corte de la ola estaba bastante atrás, mas para chispa que para señuelos, además de estar muy sucios los pozones con algas y restos de basura.

Ayer martes teníamos programado un asado con toda la familia en mi casa, ya que hoy estoy de cumpleaños, mi casa es chica y mi familia inmensa, mi señora toda la semana limpiando y preparando todo y claro, cuando se habla de un asado conmigo se viene a la mente con pescado frito. Me quedaba solo esta chance de ir a pescar.

Esta vez equipo largo, la gloomos 3,1, carrete 4000, chispas y señuelos longcast., doble polerón, guantes y vamos con todo.

Teníamos un fuerte viento a nuestras espaldas que calaba hasta los huesos pero permitía lances extraordinarios, la shore line surcaba 60 metros, la daiwa morethan no se quedaba atrás, la beach walker y la surf de duo, la maxrap, recorrí cada centímetro de playa, adentro y afuera pero nada. pasaba la hora y mis chances se esfumaban pero la pesca tiene eso especial, que cuando no se dan las capturas te permite otras cosas, en mi caso escuchar música con los pies metidos en el agua y el espacio para reflexionar.

Recordaba el contraste con cierta nostalgia que mi papá que falleció hace un par de años, era el primero en llamarte para tu cumpleaños, que gozaba cuando estábamos todos reunidos y la cierta desazón de mis cabros, cada cual en lo suyo que te hace sentir cada día más una fuente de ingresos que alguien realmente importante en sus vidas, sin embargo mi mamá dice que la vaca se olvida que fue ternera y claro cuando era cabro seguramente también tenía esas actitudes.

Ya casi al terminar la jornada y retornar a la casa, saco la chispa de Angler Perú, miro el pozón en perpendicular hacia el norte y trazo el plan de recorrer la capa mas profunda y lejana, le digo al cielo "Ya papá ponete con tu regalo".

Tres lances y paffffff

enganche limpio y después de mucho tiempo vuelvo a sentir nervios, no podía perderla, está vez no, la corvina era muy vigorosa, arranco unos metros y luego empezó a cabecear, esto es muy peligroso ya que lleva los nudos al límite con cada golpe y generalmente agranda el surco dejado por el anzuelos por lo que la posibilidad de perderla aumenta, libere un poco el freno y la trabaje detrás d ela ola, sin apurarme pero evitando que girara al norte, a las rocas, vendió cara la captura y lucho con todo, 4 o 5 carreras cortas que me tentaban apretar el freno pero me tranquilice y solo la acerque cuando ya noté que estaba cansada, finalmente la pude cobrar y agradecer al cielo.

está vez la Angler Perú si aguanto sin problemas

 

4.8 kilos de un macho que agoto toda su testosterona


todavía muy plana playa amarilla pero ya se acercan nuevamente las corvinas


la cábala por supuesto

 

y una de mis recetas preferidas, la corvina la aluza
una cama pequeña de mantequilla, cebolla y tomate, luego el filete de corvina, sal, pimienta, ajo y perejil, tocino, jugo de limon y queso mozarella. 20 minutos la horno y listo.

No importa cuántos años cumples,
sino junto a quién los cumples

Saludos amigos y buena pesca para todos

por Mauricio Hernández Aliaga