Con el estadio lleno

23-11-2012 Ayer en la mañana me llamo un amigo para invitarme a pescar allá lejos en esas salidas de un día para otro pero le comento que creo haber visto en el fcbk que iba a estar malo el mar, así que me meto a wetsand-winguru y efectivamente hay una corta marejada que pega justo el fin de semana pero........ para ayer en la tarde las condiciones eran ideales para la corvina, mucha agua, un periodo corto de ola, poco viento, luna creciente y justo encima nuestro (ese ángulo de 45º en relación al sol es la base de la teoría solunar), rápidamente reagende visitas de pitutos y salí raudo de la pega a buscar las cosas para darle un rato a las ruzias.

Un par de chispas, algún señuelo longcasting y un cafe con leche.

Cuando llegue a playa amarilla era como cualquier día de verano, por el lado norte, al lado de la roca, habían unos 8 surfistas ocupando ese pozon, mas al medio gente bañandose y por el lado sur se veía también bien congestionada.

En vista de eso me encarame a la roca, con el temor que el mar iba a subir y yo no se nadar, el agua me pegaba en los pies pero las condiciones eran seguras, alguna brisa lateral pero no podía lanzar hacia la playa ya que estában los surfistas muy pegados a ella, entonces empiezo a lanzar hacia el norte, hacia las rocas, ayudado por la brisa.

Primero probé una chispa luren jhensen parecida a las kasmaster que compre en la coopecarab, como era bastante ancha la trabaje lento aprovechando su flotabilidad cuando siento un pequeño tirón que me hizo dudar, podría haber sido una corvina chica, como ese sector tiene mucho piure era una misión algo arriesgada lanzar señuelos mas difíciles de conseguir, como la japonesa o algún lure, en vista de eso entro la mítica koster enchulada.

no estaba lanzando mucho y mas bien estaba pajareando escuchando el tributo de los bunker a violeta cuando paaaaafffffff casi me bota de la roca, la aguanto y se clava perfectamente, se manda una arrancada de aquellas y casi me lamente que fuera tan grande ya que sería muy difícil sacarla desde donde estaba, la posibilidad de levantarla era absurda, me saco unos 40 mtr., mientras pensaba que hacer se quedo en el fondo y paaaaaf de nuevo pa dentro, el carrete chillaba y la apreté poniéndole la mano a la bobina, me llego a calentar los dedos y no paraba.

Tenía claro que la única posibilidad que tenia de cobrarla era traerla muerta y engancharla con el boga por lo que cualquier reacción por el borde de roca que hiciera la corvina sería fatal ya que o me cortaba la línea o se enganchaba con los piures.

Luego de tres carreras que casi me dejan corto de línea, en total creo que me saco 100 mtrs. se quedo en el fondo, recupero unos 20 metros para tener mas confianza y dejo de enrollar, la mantengo en peso muerto y la molesto con la puntera para que me responda con carreras cortas, la mantuve así por un par de minutos, ya la sentía flaquear cuando se mueve en dirección a la playa, ahí le solté el freno al tiempo que me movía por las rocas para llegar a la arena, cuando piso la playa me doy cuenta que tenia un circulo de gente observándome entre los surfistas que habían salido del agua, la gente que estaba bañandose en el medio y uno que otro mirón desde el muro.

En ese rato pensé que si la perdía el webeo no me lo sacaba nadie pero ya tenia la batalla cerrada, con calma pero siempre controlando la situación la voy recuperando hasta que la pincho con el boga entre el asombro de la gente.

Fotos pa acá, pa allá., me presta el pescado para sacarme una foto, como se llama ese pescado, usted siempre pesca acá, increíble nunca pensé que hubieran pescados tan grandes y yo me bañe ahí mismo, etc etc etc

Fue realmente una pelea soñada y francamente creo que tuve suerte ya que si la corvina emprendía hacia el norte hubiera sido casi imposible cobrarla desde las rocas.

Todavía era temprano así que como ya estaba adueñado de la playa empece a buscar el pozon de la escalera ya que en la roca empezó a golpear mas el agua, la gente se empezó a ir cuando se inicio el festival de corvinas chicas, todas en torno al kilo salvo una mas bonita como de 2 kilos, saque 5 y se perdí como 3 piques, todos en una hora mas o menos, era un verdadero frenesí, obviamente que devolví todas al mar ya que con semejante premio que sentido tenía matar a las chicas.

La anécdota la dio un perro que hace rato estaba hechandole el ojo a la corvina, ya casi oscuro me doy vuelta para lanzar cuando veo al perro en acción, por suerte ataco desde la cabeza.

Con la cuota hecha de noviembre este fds por fin voy a dormir hasta tarde salvo que la calentura se amas grande je je je ej.

saludos y buena pesca para todos

por Mauricio Hernández Aliaga