Logo Stella Club de pesca Stella Maris De funcionarios y amigos de la UCN

Too Much

Por fin luego de tres semanas nos encontrariamos con un mar calmo, el panoráma era el siguiente: sábado un rato temprano a playa amarilla sin mucha fe ya que la baja precisamente estába a esa hora, y además tenía otros compromisos así que era una arrancada corta, el domingo, día del padre nos juntaríamos con mis hermanos y mi mamá en el cementario para honrar a mi padre, así que ese día podría aprovechar de visitar la zona de las lozas temprano y luego ir a la cita.

Casi no me levanto el sábado, mucho frio y viento pero hice un esfuerzo y salte de las sábanas, el panorama era el esperado, una piscina, el agua casi transparente y viento frio en la espalda, no me equivoque en el equipo, el ultraliviano, yamaga early 10-50 en 2,7 mtrs, el shimano exsence y una línea shimano mission complete de 18 lbs en un delgadísimo 0.18 mm, si, la misma que se me enredo y perdí buen tramo, pero que me quedan unos 80 metros para más al fondo completarla con una vieja daiwa samurai de 20 libras.

La gélida mañana era una prueba a la paciencia, leeento, sin actividad de pájaros ni carnada cerca de la orilla, empezaron a llegar más pescadores, con el agua así de clara es fácil asustar a las corvina así que me arrinconé lo más que pude a las rocas del lado sur, así de esa manera de tener esos últimos 30 metros para mi solo, era cerca de las nueve y veo tres corvinas colear juntas, una grande de unos 6 a 8 kilos y dos más equeñas de quizás 3 o 4. la playa extraña un pozón adentro a unos 50 metros, luego un banco de arena y otro pozón en la orilla, cómo tenía viento a favor la distancia no era problema pero no aparecieron más las corvinas, fue debut y despedida, afine el ojo pero nada.

llega el pancho pizarro, el saludo de rigor y vamos de vuelta, tenía la duda si buscar el fondo y tocar el banco de arena o buscar por arriba con algo más flouting, opte por sondear detrás del banco de arena y más al fondo, la morethan bajaba mucho pero la z se mantenía a buena profundidad hasta el banco en donde chocaba con la arena, más adelante por la claridad del agua era menos probable tener actividad, cantando algo de mark anthony me pilló un golpe de aquellos, un pafffff que casí me saco la caña de las manos y es que entre más velocidad de recogida más el fuerte el trancazo, el freno bien regulado y un par de coletazos en la línea, la tenía enganchada por fuera de la cabeza y en su arrancada con la cola me golpeado el lider saliendo a cabezasos entregandote esa sensación de que se te va a ir, finalmente toma agua y se larga pero hacia el sur, directo por entre las rocas

me vinieron todos los temores, en primer lugar porque en la salida anterior, arme el equipo, primer lance y se me reviente el nudo de unión multi/lider perdiendo el señuelo, está línea es la primera vez que la uso y a veces te encuentras con sorpresas que se queman con agua salada o se dañan muy rápido, en segundo lugar cómo lo mencioné, solo debo tener unos 80 o 90 metros y luego empalmo con una línea antigua y este carrete no hace mucha capacidad, unos 160 metros más o menos y en tercer lugar la condenada se fue directamente a las rocas, bordeando los bolones del fondo.

sabía que si tenía la suerte de no rozar directamente una roca la corvina se devolvería al centro, se fue unos 60 metros en dos carreras largas, se quedo pegada al borde de las rocas , camine al centro de la playa para interntar aliviar el ángulo, otra arrancada pasa el nudo de unión y se devuelve al centro, libero un pelo más el freno ya que no había para que correr riesgos y la tengo al frente, ya con carreras cortas que se las cobraba inmediatamente, pero hasta no recuperar el nudo no estaría seguro, me tome todo el tiempo del mundo y una vez con el nudo a buen recaudo la empiezo a traer, era increíble ver cómo la línea cruzaba el agua y se veía claramente la corvina zigzageando, una piscina transparente que te permitía disfrutar a pleno del show, finalmente la cobro totalmente extenuada.

6.6 kilos que luego se sumaron a un lenguado descuidado y cerramos la jornada con una sonrisa de oreja a oreja.

A pesar de la excelente captura mi mente estaba en el domingo, me habían informado de un gigantesco cardumen de anchoas en toda la costa, que hizó imposible pescar pero quería verlo con mis propios ojos.

Salí cómo de costumbre al amanecer, en el trayecto un gallo curao dobla en U y me obliga a frenar y tocarle la bocina, el tipo se coloca en la mitad de la huella y empieza a moslestarme con una carrera, varias veces me ha pasado que al salir de madruga un domingo te encuentras con el rezago del carrete sabatino, opte por tomar otra ruta, ese flayte no me aamargaría la mañana.

llegue al sector de los acantilados y el espectáculo era impresionante, lamentablemente las fotos en 2d no logran dimensionar el real tamaño del cardumen de anchoas, la cantidad de lobos y pájaros.

incluso en las olas grandes quedaban varadas y ya en la perspéctica horizontal de la playa, veías los manchones negros a escasos metros de la orilla

era intimidante y las posiblidades de pesca muy escasas pero un espectáculo difícil de creer, cómo aquellas viejas historías que me cuentan de las decádas de los 60 o 70.

me encontré con muchos amigos, el abrazo fraterno y los comentarios de asombro, obviamente el resultado era esperable.

Pero ya estaba ahí y no era primera vez que pescaba entre tantos pájaros, la estrategía era una sola, lanzar razante sobre el agua, trabajar la chispa bien a fondo y evitar los pájaros grandes, los lobos no había cómo esquivarlos.

si te cruzaban directamente con la mancha pinchabas una o dos, probé recoger bien lento cuando eso ocurria de modo de recibir el ataque a la anchoa enganchada y con un poco de suerte clavar los anzuelos pero era tal la cantidad de carnada que ni eos funcionó

Luego sume dos mas dos y pensé que con un poco de aceite de oliva, limón, ajo y cilantro, no sería malo unos filetes de anchoas

y si del cielo te caen limones aprende a hacer limonada, para carnada nunca está demás

Luego la reunión en el cementerio, el recuerdo de mi papá, en estos tiempo de crisis ética y moral, el hombre más íntegro y desinteresado en lo material que he conocido

"porque no tenía nada y valía más que yo, porque él todo lo dio"

Saludos y buena pesca para todos

Mauricio Hernández Aliaga - Mecano

firma el libro de visitas