Logo Stella Club de pesca Stella Maris De funcionarios y amigos de la UCN

El nacimiento de una leyenda

Antiguamente el grupo más cerrado de amigos, salíamos de manera habitual a pescar de un día para otro, ahora sólo nos juntamos en las salidas del stella Maris, hace rato queríamos volver a esa tradición y por fín pudimos concretarla, el destino era el cerro de pan de ázucar al sur de caleta el blanco pero sobre la marcha hicieron un motín y cambiamos destino al norte de paposo, cosa compleja ya que mi equipo de pesca se ajustaba al primer escenario.

En el camino los nuevos camiones de dos pisos.

Llegamos muy tarde puesto que para variar se atrasaron mucho en las recogidas, por lo que la alternativa era bajar y pescar antes de armar campamento para aprovechar la poca luz que nos quedaba

ninja o algo por el estilo

Ricaute con todo el sabor de su "Chichi" peralta

Nos vemos en 5 lenguados más

nos enfrentamos a un viento muy fuerte y en contra, que helaba hasta los huesos, una ola pilla mal parado al walter y lo moja completo, por mi parte me descuide un segundo y una ola por milímetros no me manda a tierra

pero aun así la pesca muy entretenida, algunas corvinas chicas devueltas, un sargo, un jurel, un lenguado, un canque y se nos fue la luz.

Hicimos con el lenguado un ceviche y el resto al frito.

muy entretenida la noche y muy conversada, hasta que una ráfaga de viento nos elevo el toldo y tuvimos que colgarnos de los tirantes para que no se fuera.

la noche termino con un par de botellas de vino a eso de las 3 am.

Nos despertamos a la siete, pero el cansancio del viaje y el poco sueño nos obligo a continuar durmiendo un rato más en la playa, el pancho por su parte no bajo los brazos y buscó incesantemente su pesca hasta que enganchó este bonito lenguado que nos despertó a todos.

La carta mágica fue una chispa que compro en iquique, muy deslucida que saco brillo rayandola con un cuchillo, pero por su peso trabajaba muy a fondo, cosa que no podiamos hacer con el equipo que al menos yo traia,

Y derrepente paffff, lo vemos agarrar la caña y dar una pelea inmensa con una gran corvina, las arrancadas largas entre las olas grandes, los cabezasos y cambios de dirección, la pelea se alargo mucho pero por la zona donde la cobró era muy dificil vararla, mucha corriente y piedras bolas que se movian con la resaca, la caña muy en alto para evitar la piedras pero esa resaca que tomaba la corvina y la volvía a meter 20 metros para dentro, finalmente la cobra, 9 kilos.

La corvina estaba muy maltratada por las piedras que la golpearon y en esa playa es imposible acercarse para oxigenarla y devolverla, su destino estába sentenciado, por lo que el pancho sabiendo que está en veda tomó la desición de quedarsela.

Yo se que la ley es una y hay que respetarla, pero no estoy yo para tirar la primera piedra, más aún cuando he visto a la venta corvinas en el terminal pesquero, redes a todo el ancho de playa amarilla a escasos 15 metros y todo lo que ha buscado el pancho esa pieza que por fin llegó, podríamos no haberla subido al reporte pero que más da, esto es algo que da en nuestro deporte y cada cuál es dueño de sus actos, entiendo perfectamente al pancho y esto es algo muy excepcional que nos atrevimos a mostrar de frente sin esconder nada.

Por su parte nosotros seguimos buscando y sacando corvinas cada vez más chicas, en una de esas corto una chispa y con el walter sentados reaciendo el lider vimos cómo nuevamente el pancho y su chispa mágica peleaban con algo grande, le paso al walter el garfio y le digo que lo ayude.

Entre la resaca se veía al pancho moverse cómo bailarina de un lado a otro, empezaron unas olas muy grandes y se ve la boca de un megalenguado en la resaca, ahora grita y el walter sale garfio en mano a engancharlo pero a mitad de camino se arrepiente y se devuelve diciendo, tay weon y si se me corta cómo cuando ayude al pato...

Tómo yo el garfio, el lenguado pega un salto y se muestra en todo su explendor, era colosal, la caña del pancho arqueada a niveles impresionantes, otra ola toma al lenguado y lo escupe un poco más afuera, quedando el pancho más adentro que el lenguado afirmandose en la resaca a duras penas, se me esconde entre la espuma el lenguado, camino a tientas, veo su cola, empieza la resaca y logro ubicar su cabeza, un golpe certero del garfio y queda perfectamente enganchado, con las dos manos lo saco a zona segura.

Completaba así el pancho una de esas salidas que se transforman en leyenda, que se cuentan una y otra vez en cada asado... te acuerdas del pancho cuando sacó esa corvina y ese lenguado gigante....entra al olimpo de esas hazañas que todo pescador sueña, y por supuesto en la siguiente salida es su majestad..

Lamentablemente la balanza estába en "hold" y marcaba libras pero el peso real del lenguado fue 9.12 kilos.

En esta foto se aprecia bien el daño que mencione de la corvina con las piedras bolas, además los tobillos de cada uno igual lo sintieron.

El tamaño del hocico era increíble, un verdadero mostro, una pesca inolvidable.

Enmarcala y guardala para la posteridad, simplemente la pesca soñada.

Ni en tus mejores sueños

no nos pudimos resistir

Después de unos meses el walter le cuenta a medio mundo que son de él.

Lenguado de ojos grandes, ese vive en profundidades de entre 40 a 80 metros, y solo se acerca en primavera a desovar.

El pobre ricaute subió el cerro y llego con las cosas para el asado que cómo siempre le quedo del one al patito.

La parte fea je je je je

Aburrete wn je je je

En todos mis años de pescador, nunca ví tan florecido el entorno de caleta paposo, es realmente bello, claro que por contrapartida la cantidad de bichos, polillas, moscas complica bastante el campamento.

Los Bakanes

Una última parada en paposo a botar la basura y comprar bebidas, un punto muy importante de nuestra historía, en medio de la caleta está el monolito de la primera frontera de Chile con Bolivia, previa a la guerra del pacífico.

Estamos concientes de la falta en el tema de la veda, pero de igual manera quisimos compartir con ustedes este reporte, de una jornada memorable, muy buena compañia, un paisaje hermoso, muy buena trasnoche, pesca histórica de parte de panchito y esa desconexión impagable, simplemente una jornada soñada.

Saludos y buena pesca para todos

Mauricio Hernández Aliaga - Mecano

firma el libro de visitas