Logo Stella Club de pesca Stella Maris De funcionarios y amigos de la UCN

El largo camonio al éxito

Lamentablemente desde finales del año pasado he andado con una nube negra sobre mi, primero el brutal accidente de mi hijo, luego la operación de mi sra. los problemas en la construcción de la casa, el tema reciente del parte por el permiso de construcción, etc etc. Gracias a Dios, hemos podido salir adelante con mucha perseverancia pero por lo mismo la pesca quedó relegada a algunas salidas cortas y muy esporádicas, incluso a mi tan cercana playa amarilla, de vez en cuando algo para parar la olla pero nada dignno de fotografiar, sentía que me faltaba un reencuentro con la pesca, un volver a encantarme, una inyección de pasión que solo te da ese pez trofeo con el que todos soñamos.

Siempre atento a las condiciones del mar, por fin este fin de semana se juntaban varios parámetros que indicaban un momento caliente de pesca, una pausa entre tanta marejada con un mar bien tranquilo, ausencia de viento, un periodo corto, la llnea mas o menos temprano y por fin todo esto en un fin de semana.

Estudiando finamente las variables opte por ir el sábado y no el domingo, está salida la teniamos agendada desde hace rato, el mario aravena, elvis, y mis infaltables compañeros de pesca, el pato y el walter.Una rápida coordinación y por las condiciones el destino no podía ser otro que el mismo sector de los perros- las cañas que habíamos recientemente visitado con el www.stellamaris.cl , en donde salío un megalenguado de 8 kls.,

Tenía muchas ganas de retomar la pesca del lenguado, algo olvidada en el tiempo, pero no encontramos pejerreyes y además teníamos una hermosa y gigante luna llena, en mi apreciación con esa luna el lenguado caza de noche y las mañanas se vuelven bien flojas, no así para las corvinas.

llegamos de madrugada después de un ameno viaje. cómo siempre cuando se viaja con amigos, una leve brisa enfriaba el ambiente, el oleaje bastante moderado pero algo espumoso en la orilla, muchos piqueros cazando muy cerca de la orilla, partí intentando con señuelos en busca de lenguados en los pozones de la orilla misma, luege me tente con chispas de media agua, en un tiro engancho un pejerrey, ese era el cardumen que andaba cerca.

Pasaba la hora y no había mucha actividad, trate de ser metódico y explorar de menos a más las playa en relación a distancia y profundidad, primero señuelos en la orilla, luego a media distancia con chispas nadadoras, luego a media agua y finalmente a fondo, pero nada, luego opte por utilizar máxima distancia y a fondo cuando logro las primeras respuestas, dos corvinas en el orden de los 2 kilos.

Reflexione sobre la presencia de las aves cazando en la orilla, que para el caso de la corvina, presumo, les incomoda o les asusta, alejandolas de la orilla y de la superficie, así paso hasta la media mañana, a eso de las 10:30 hrs, un descanso y a reponer energías.

En esta playa hay una profundidad muy grande, en algunos sectores facilmente de 5 metros a escasos metros de la orilla, eso origina un oleaje extremos pero además unas peleas increibles, incluso de corvinas chicas que se sienten enormes cuando toman el agua de la resaca

Ya con un sol radiante en la espalda me volvía a concentrar en los lenguados, buscandolos con chispas pero rozando el fondo, a riesgo de perder pero está zona lo vale, dos golpes muy sutiles me indicaron que algo investigaba mi chispa, clavo muy rápidamente y la respuesta fue inmediata, una arrancada lateral rápida y nerviosa, aún no sabía el peso de la corvina pero era más grande que las anteriones, luego se detiene enfrente de mi y la trato de dirigir sobre la zona de arena cuando desencadena una arrancada brutal, el carrete zumbaba y daban ganas de regular el freno pero me contuve, fueron 3 arrancadas consecutivas hasta que se detuvo, no quise apurarla ya que en la orilla me podía complicar, la aguante adentro sin recoger por algunos segundos, un par de arrancadas mas cortas me indicaron que ya sentía el cansancio, mis brazos a estas alturas tambien.

Tenía plena confianza en mi equipo, el sustain perfectamente lubricado, estrenada una línea fabulosas cómo es la duel hardcore x8, ultra sedosa pero había que ver cómo resistía la tracción, anzuelos gamakatzu que me costaron un ojo de la cara, mucha inversión, mucha investigación, mucha preparación para estos breves minutos.

Finalmente la empece a acercar a la orilla, se había alejado mas de 100 metros, ya en el cantíl la pelea se torno mas tensa ya que se quedo pegada en el fondo y cómo si poseidon quisiera ponerme a prueba mis nervios, estuve un largo rato sin ninguna ola, viendo cómo las piedras bolas pasaban cerca de mi línea, intentar apurarla en este rato hubiese sido fatal, luego de unos 30 segundos por fin se aproxima un tren de olas más grande y logro sacarla del cantil y cobrarla entre la espuma, su devido bien CTM y el abrazo con el mario que estaba mi lado.

rozo los 11 kilos. Tanta dedicación por fin era correspondida y renueva la fe y las ganas

Luego ya solo fue protegerlas del sol, lamentablemente mis colegas no tuvieron una jornada muy feliz, salvo el pato que cobro 4 pero de menor tamaño, por lo que seguí buscando para poder compartir la pesca con el resto.

La respectiva foto para el fcbk

Y el resumen de una jornada de las que se recuerdan.

Hay que respetar las cábalas

Y no solo echaba de menos la pelea, tambien la buena mesa

Saludos y buena pesca para todos

Mauricio Hernández Aliaga - Mecano

firma el libro de visitas