La Pesca de la Corvina

Una de las especies que más me apetece buscar en mis salidas es la esquiva corvina, su astucia y cautela junto a su incomparable fuerza la hacen un rival digno de cualquier pescador deportivo. Dentro de mi experiencia he aprendido a identificar su entorno, su alimento preferido y que señuelos artificiales disparan su instinto cazador, algunas veces he tenido suerte y otras simplemente he vuelto derrotado pero con el consuelo de que pronto tendré una nueva oportunidad de enfrentar a este gran rival.
Como mi experiencia en esta pesca no es absoluta es que me apoyare en esta guía en grandes pescadores profesionales de esta especie como lo son Jorge Arispe (Hombre de Mar), Aprendiz y Nicolás Cartoni (Rapalero) dedicándoles esta guía como mi humilde homenaje a su experticia y conocimiento en esta pesca,  todos amigos del portal hermano de
www.pescachilena.cl y de www.pasionporlapesca.cl

Entremos en Materia:

¿Como es la Corvina?

La corvina que se encuentra en las costas Chilenas corresponde a la Cilus Gilberti, de color plateado oscuro en el lomo degradándose hasta llegar al blanco en la panza, la aleta anales y la cola tiene un característico color amarillo que la distinguen fácilmente de especies similares como roncachos, canques o sargos. de cuerpo robusto y algo comprimido de hocico largo y ligeramente oblicuo, posee dientes distribuidos en forma de bandas de pequeño tamaño, su aleta dorsal es bastante alta compuesta por dos grupos, el primero de 5 radios que van decreciendo hacia la cola,  Su tamaño puede alcanzar los 15 kilos.

¿Donde Encontramos a la Corvina?

En Chile esta presente desde Arica por el norte hasta la isla grande de Chiloe por el sur, La corvina es un pez que no siempre se encuentra cerca de la costa, se mueven constantemente en busca de alimento en cardúmenes de unas pocas a muchos ejemplares,  suele  ingresar a zonas cercanas al borde costero ayudada por los cambios de mareas, principalmente la encontraremos en sectores de rompiente y en playas arenosas. La corvina se reproduce principalmente en primavera, meses de noviembre – diciembre, por lo que se recomienda probar suerte en los meses previos y posteriores al desove, ya que en pleno período de reproducción las probabilidades de captura disminuyen, no así las probabilidades de avistamiento, pues se acercan mucho a la costa, la alimentación pasa a segundo plano como en muchas especies durante el período de reproducción.

Por lo general (no siempre) se debe descartar las playas de aguas muy quietas, a la corvina le gusta las playas con revoltura, con oleaje fuerte y en especial las playas donde las olas revientan de “campanazo” por lo general prefieren playas con grandes corrientes, profundas y que ojala tengan rocas en el fondo y/o entremedio, es decir playas que tengan mucha provisión de alimento, y que este sea movido por las mismas aguas.

Otra característica de la playa que hay que tratar de identificar es que en la orilla no sea plana y siempre quede con pequeños pozos de agua como se observa en la fotografía de al lado, esto es porque si la playa fuera demasiado plana la corvina tendría que devolverse continuamente hasta detrás de la ola y por consiguiente la tendríamos menos tiempo disponible a nuestro alcance, al tener la playa pozos de orilla la corvina puede refugiarse en ellos a la espera la siguiente oleada y mantenerla mas tiempo al alcance.

Los lugares en donde debemos buscar a la corvina pueden variar de acuerdo al tipo de alimento que esta consumiendo en un momento dado, habitualmente la encontraremos detrás de la ola y en ese caso se debe procurar alcanzar esa zona e identificar de ser posible los pozones profundos que en donde se quedara a la espera que su alimento sea arrastrado a esa zona o le servirá de refugio mientras espera la corriente adecuada para avanzar a la orilla.

En cambio si esta comiendo pulga o nape esperara la ola mas larga y avanzara hasta la misma orilla y veremos un espectáculo impresionante como es verlas colear majestuosas al lado nuestro.

Otro zona caliente son las rocas que se divisan en medio de la playa ya que ofrecen refugio de la corriente tanto a la corvina como a sus presas (Si no pregúntenle al amigo Aprendiz que aparece en la foto de al lado).

¿Que come la corvina?

Pequeños peces como Anchoas, sardinas y pejerreyes constituyen la dieta primordial de la corvina y no dudara en atacar a cualquier pez que este a su alcance, ahí en donde entra la amplia gama de señuelos artificiales que trataremos más adelante en esta guía y que pretenden imitar la presencia de estos peces.

Otro alimento típico de la corvina lo constituye la pulga de mar, especialmente cuando se encuentra en periodo de muda o de cambio de su exoesqueleto lo que hace que  por algunos días su caparazón no tenga la dureza habitual, lo que los pescadores llamamos pulga blanda, este es ideal no solo para la corvina sino para todos los predadores de la orilla como sargos, roncachos, canques, cabinzas .etc.

En la ilustración de la derecha se ve el contenido estomacal de la corvina que saque en las Salinas III región y que me sirvió para romper el mito de que la corvina grande no come pulga, como podemos observar su estomago contenía al menos 70 ejemplares de pulgas de mar de diversos tamaños.

El Nape es un crustáceo que habita en algunas playas del litoral, especialmente las que poseen un oleaje parejo y arena compacta y dura que le permiten a este camarón construir sus madrigueras de hasta un metro de profundidad, su extracción requiere de la construcción de sifón napero y algo de practica, al tacto se presentan muy blandos por lo que su encarne se debe apoyar en hilo elasticado o bolsas de amarre.

Es por excelencia la carnada perfecta para la corvina y un gran atrayente para otras especies, lamentablemente por su delicadeza es casi imposible conservarlos por más de un día por lo que se debe procurar obtenerlos en el mismo momentos de la pesca, su extracción y encarne lo trataremos en este enlace.

Otras carnadas con las que se han reportado capturas es el piure en zonas rocosas, las jaibas de playa presentadas sin patas, sin caparazón y partidas por la mitad mostrando la carne del interior y la jibia en trozos, además de moluscos como almejas, machas y navajuelas.


¿Que Equipo Utilizar?

La corvina es un pez de gran fuerza y velocidad, además hay que considerar el hecho de que con un poco de suerte nos podemos enfrentar a especimenes de gran tamaño, quizás el talón de Aquiles de esta especie es que no tienen  gran resistencia física por lo que la pelea es ardua y electrizante pero no tiende a ser demasiado larga.

 

La caña que utilicemos dependerá del escenario de pesca, si se trata de la utilización de señuelos procuraremos tener una caña de unos 2,7 a 3 mtrs. de largo, ojala de grafito para obtener un bajo peso y buena resistencia para poder trabajar nuestros señuelos por dos o tres horas sin resentirnos demasiado de la espalda, Idealmente la caña debe manejar pesos de entre 20 a 60 grs, de acción media.

Por otro lado si buscamos a la corvina con carnada habitualmente deberemos alcanzar zonas más lejanas a la orilla o por el oleaje debemos emplear plomadas mas grandes para anclar nuestra armada en la arena, en ese caso utilizaremos una caña de fibra de vidrio, composite o carbono de 3 tramos de entre 3,5 a 4,2 mtrs. que nos otorgué un buen lanzamiento y trabajo con pesos que van desde los 80 a 200 grs. de acción rápida.

Vital en la pesca de la corvina es el tipo y calidad de los carretes puesto que este pez se caracteriza al sentirse enganchado por emprender una desenfrenada carrera hacia aguas mas profundas y si nuestro carrete tiene el freno demasiado apretado simplemente reventara la línea, del mismo modo si nuestro freno no es parejo en la entrega de línea originara el clásico "cabeceo" de nuestra caña generando altos peak de tensión que habitualmente terminan por vencer a nuestros nudos, además y dependiendo del tamaño de la captura es habitual que en esa primera escapada la corvina nos robe muchos metros de línea por los que nuestro carrete deberá tener la suficiente reserva de lienza para cansar al pez antes de intentar recuperarla.

 

Quizás el carrete por excelencia para este tipo de pesca es el rotativo, especialmente la línea Ambassadeur 6000 de Abu Garcia, ello por la gran capacidad de carga de línea (280 Metros en diametro 0.30 aprox.) y por su sistema de freno multidisco que permite garantizar la entrega de torque del carrete de forma exacta por lo que si esta bien calibrado podríamos vencer prácticamente a cualquier rival.

No obstante lo anterior y sin desmerecer que existen también carretes frontales de excelente calidad y prestaciones como los Shimano y Penn, los cuales hay que importarlos directamente, la oferta de carretes frontales se remite a modelos de la marca Okuma, Mitchell, Dam y Falcon principalmente que cumplirán bien su función en la mayoría de los casos y ante la inmensa gama de modelos seria imposible hacen alguna referencia en particular pero siempre se debe buscar para este tipo de pesca una suficiente capacidad de línea (Al menos 200 mtrs. 0.40 mm), un poderoso sistema de freno y un peso acotado de acorde al equipo a utilizar.

En materia de líneas de pesca deberemos contar con líenzas que soporten entre 8 y 12 kilos de peso, si optamos por nylon monofilamento trabajaremos con diámetros entre 0.35 y 0.45 (Equivalente a 15 a 20 kls de peso), mas bajo que eso nos arriesgaría a reventar la línea con facilidad (recordemos lo de los peak de tensión) y mas grueso obstaculiza demasiado el lanzamiento cuando se requiere alcanzar largas distancias; si optamos por líneas multifilamento los diámetros habituales fluctúan entre 0.20 y 0.30 mm (equivalente a 20 libras), recordando siempre en este caso utilizar protección en los dedos al momento de lanzar.

 


En materia de líneas de pesca no esta de mas considerar que si pescamos a corta distancia (Cuando las corvinas comen pulga o nape en la misma orilla) las líneas multifilamento al no tener flexibilidad generan una clavada seca sin elongación y si esta se realiza muy cerca y con mucha violencia puede fácilmente partir el hocico de la corvina no así con el nylon que amortigua parte del golpe en la misma línea por lo que la clavada tendría que ser mas suave en caso de usar multifilamento, el caso inverso se da cuando se pesca a distancia ya que la picada de la corvina o el enganche si utilizamos señuelos suele ser muy rápido y requiere una buena reacción para proceder a clavar los anzuelos, de modo que si utilizamos nylon, la larga distancia entre nuestra caña y el anzuelo permitirá una gran disipación de la fuerza de clavada, por lo que necesitaremos clavar firmemente con la caña, en cambio si en este caso utilizamos multifilamento la clavada será mucho mas nítida y rápida, estos aspecto son importantes considerarlos a la hora de elegir y utilizar los distintos tipos de líneas.

¿Que Días, que Hora, que luna?

 

Como comentamos anteriormente las corvinas generalmente andan fuera de nuestro alcance en aguas mas profundas y de vez en cuando ingresan a la orilla en busca de alimento, de hecho si encuentran un cardumen de anchoas mar adentro difícilmente entrarán a la playa a comer pulga, es una apreciación personal pero me parece bastante lógica, pero si no tuvieron una buena jornada intentaran satisfacer su apetito en la playa, pero para que eso sea factible requieren que el oleaje les facilite el trabajo, de ahí la primera gran frase en la pesca de la corvina: "“Con menos agua, más afuera están las corvinas”.
La corvina estará a nuestro alcance "preferentemente" en horarios de marea alta por lo que el tiempo ideal para pescarla será entre dos horas antes hasta dos horas después de pleamar (Repunte de marea alta, ver horarios de mareas en www.shoa.cl), aunque esto puede variar ostensiblemente de acuerdo a la topología de la playa. En periodos de mareas vivas (Cuando estamos en fases lunares de Nueva y llena, ver fase lunar en www.shoa.cl) las aguas en marea baja estarán muy retiradas y los peces muy lejos de acercarse a alimentarse en la orilla y solo en los repuntes de alta tendremos alguna opción de captura por lo que debemos preferir los periodos lunares de cuarto menguante y cuarto creciente que presentaran menos diferencia entre cambios de marea permitiéndonos pescar por mayor tiempo con reales posibilidades de captura. Sin embargo también hay que considerar el horario de pesca, ya que la corvina se muestra muy activa desde que empieza a clarear en la mañana hasta una hora después de  la salida del sol y lo mismo en la tarde durante la puesta de sol y si el repunte de marea alta se da entorno a estas horas, aun con mareas vivas (Fases lunares nueva y llena) será un escenario ideal para una pesca de un par de horas. Además en fases de luna llena se reportan importantes capturas nocturnas de corvina en vista de la mayor visibilidad entregada por la luna en noche despejadas, como del mismo modo el amanecer de las noches de luna nueva se presentan muy activos por la imposibilidad de alimentación nocturna de la corvina al no haber luna.
Otro factor a considerar es que  si las olas están más espaciadas en tiempo nos dejan más espacio para lanzar, incluso si el mar está agitado podemos caminar hacia adentro entre una y otra ola para lanzar. Si el espacio es más amplio resulta muy cómodo de recorrer con el señuelo, para ver la frecuencia entre ola recomiendo visitar este link www.wetsand.com (Enlace a swellwatch, Periodos de mas 14 segundos entre olas resultan ideales).
En materia de oleaje lo ideal seria contar con olas de al menos 1.2 mtrs. de altura y con algo de espuma o turbiedad, el tamaño de las olas va a depender en gran medida que tan expuesta este nuestra playa, ya que la mayoría de las playas corvineras reciben el oleaje directamente en dirección suroeste y al estar directamente expuestas permiten pescar con comodidad con olas menores de 2.5 metros pero más allá de eso recomiendo buscar playas con protección de cerros o molos naturales ya que en caso contrario la corriente dejaría fuera de acción a la mayoría de nuestros señuelos y dificultaría el trabajo de nuestras armadas.

Silencio, Corvinas en el área

La corvina es un pez extremadamente asustadizo y muy desconfiado por lo que si se percata de nuestra presencia se retirara inmediatamente de la zona hasta un par de horas por lo que procuraremos no meter demasiado alboroto en la playa, tratando de minimizar los gritos, la bulla de motores, iluminar la playa directamente en la noche y especialmente evitar que nos identifique visualmente, por esto ultimo resulta ideal mantener una distancia de unos 20 metros entre pescadores de ser posible, si no vemos corvinas en la misma orilla podemos adentrarnos en el agua pero tratando de evitar desplazarnos de manera brusca o innecesaria dentro de la zona de pesca ya que es habitual que las corvinas nos vean primero  a nosotros que nosotros a ellas, en cambio si las vemos coleando en la orilla lo mejor seria retirarnos del agua y pescar desde la arena seca tratando de mantener una distancia prudente de la zona de avistamiento prefiriendo lanzar pasado del lugar donde la vemos o por los costados pero nunca encima de ellas, además tratar de no abrir los brazos o proyectar demasiada sombra siendo mas recomendable pesca de lado formando un ángulo de 90º en relación a la orilla para minimizar nuestro impacto visual desde la perspectiva de la corvina.

 

 

Cuando las vemos Colear

 

El primer escenario de pesca que analizaremos es cuando vemos a las corvinas "Colear" en la misma orilla como muestra este video. En este caso las corvinas andan en busca de las pulgas de mar, especialmente de las rezagadas que no alcanzan a enterrarse al ser movidas por las olas, dentro de las cuales se encuentran las pulgas blandas que quedan expuestas al no poder enterrarse, además la corvina estará vigilante por si logra alcanzar a algún nape desprevenido antes de que se entierre.

 


La pesca al Volantín

Esta técnica es utilizada habitualmente en la pesca del jurel, sierra o pejerrey desde molos, se utiliza la armada mostrada a continuación o más simple aún se ata directamente el anzuelo a la línea sin mas y se utiliza trozos de pescado o tiras de jibia para "chispear" la carnada a flor de agua o dejar que la corriente mueva la línea. En el caso de la corvina utilizaremos esta técnica en algunas playas que presentan pozones con fuerte corriente de arrastre y que permitan llevar producto de la corriente nuestra armada algunos metros dentro del pozon ya que por su peso no alcanzaremos mas que unos pocos metros en el lance, si encontramos la corriente adecuada nuestra carnada que para el caso será pulga de mar, estará disponible justo en el lugar y a la profundidad requerida para cuando la corvina anda coleando en la orilla, procuraremos acostumbrarnos a sentir el ligero peso de la línea y a entregar metros cuando sea arrastrada al fondo (trabajando la bobina libre o el pickup abierto de nuestro carrete).

El encarne más utilizado es el que deja las patas de la pulga hacia afuera del anzuelo y de ser posible asegurar con hilo elasticado (idealmente hilo de silicona llamado elasticor) para evitar que se desprenda en el lance o con la corriente, de ser necesario podemos encarnar varias pulgas juntas hasta completar el anzuelo.

 

La picada se puede sentir de dos formas distintas, generalmente cuando se trata de corvinillas sentiremos dos picadas rápidas y fuertes (siempre y cuando mantengamos tensión sobre la línea o no sentiremos nada) ante lo cual debemos reaccionar rápidamente y clavar con un tiro corto de caña (o la pulga saldrá disparada hacia nosotros) o cuando se trata de presas mas grandes, sentiremos un peso fuerte en la línea que es cuando la corvina se hecha en el pozo, aquí recomiendo esperar a que la corvina se mueva y clavar con firmeza para esperar la huida desenfrenada de la corvina.

Esta técnica que aunque parece rudimentaria y simple, es bastante difícil de dominar y requiere de mucha sensibilidad y tacto pero es una de las mas efectivas cuando vemos corvinas coleando ya que es habitual que no tomen ningún señuelo cuando andan comiendo pulga en la orilla por lo que no hay que descartarla en este escenario.

 

La Armada Corvinera

 

La armada de la derecha sirve para encarnar tanto el nape como la pulga de mar y las otras carnadas mencionadas (almeja, piure, jibia, etc), se recomienda un buen nylon en 0.60 y el uso de los rotores metálicos puede ser reemplazado por un lazo simple como se ve en este link, el plomo va a depender del oleaje presentado y de ser necesario se emplearía sistemas de anclaje (Plomo araña o satélite), nótese el largo entre el segundo rotor y el plomo, el cual esta dado porque habitualmente en zonas donde existe nape y pulgas de mar, también hay abundantes jaibas que atacaran sin piedad la carnada, de ahí la necesidad de elevarla lo más posible y el uso de nudos corredizos para reajustar la altura de los anzuelos.

Mediante el uso de esta armada se puede intentar probar la pesca a distintas distancias, si observamos actividad en la orilla intentaremos dejar nuestra armada en los pozones de orilla o detrás de las zonas de resaca  donde se juntas dos olas que arrastran mucha arena hacia dentro, si no vemos actividad en la misma orilla podemos intentar dejarla en lo pozos mas profundos o directamente detrás de la ola, de ser necesario bajar a solo un anzuelo para lograr pasar la ola.




(Corvina 15 kilos pescada por Tomas Ávila Jr, a las 2 de la mañana con armada doble y jibia como carnada)

Otra carnada que me a dado muchos aciertos, especialmente de corvinillas es el filete de pejerrey, se corta el filete desde la cabeza hasta la columna y se desplaza el cuchillo sacando toda la carne dejando la cola, con lo que tendrás el filete completo y la cola al final, lo colocas en el anzuelo enrollando el filete en el anzuelo y dejando libre la cola para que se mueva en el agua.

Los Señuelos para la pesca de orilla

 

Siempre en el escenario de ver las corvinas en la orilla, en vez de tener una actitud pasiva al trabajar las carnadas y esperar el pique, mucho pescadores prefieren usar tácticas mas activas y procuran desencadenar el instinto de caza de este pez utilizando un señuelo artificial que simule un pez en problemas, con lo que al utilizar el señuelos adecuado y trabajarlo correctamente es muy probable que aumentemos nuestras posibilidades de capturas.
Antes de analizar los señuelos en particular para la pesca de la corvina es recomendable realizar un estudio de la forma en que se desplaza un señuelo en el agua y que es definitiva lo que desencadenara el ataque del pez, mas allá de su forma o de su color, en primer lugar notaremos que los señuelos tienen un grado de profundidad divididos en tres grande grupos: Los flouting, Suspending o Sinking, el primero nada a nivel de superficie, logrando profundizar hasta 1,2 mtrs. sin embargo si detenemos la recogida o la realizamos mas lento tenderán a subir a la superficie, los suspending permiten mantener una flotabilidad neutra, es decir tienen la misma densidad del agua por lo que al detenerlos no suben ni bajan pudiéndolos trabajar con pausas entre la recogida lo que le da un efecto muy atrayente, finalmente los sinking están pensados en profundizar y trabajar pegado al fondo. Dicho esto, el alterar el peso del señuelo al cambiarle los anzuelos o plomarlos de cualquier forma cambia su diseño original perdiendo sus características de fabrica pudiendo convertir un flouting en sinking o alterando su nado reduciendo considerablemente su efectividad, sin embargo muchas veces nos encontramos con playas muy correntosas en donde difícilmente un señuelo puede generar el nado diseñado en la fabrica (que en algunos casos requiere una recogida lenta) y nos vemos obligados a utilizar señuelos de mayor peso para poder profundizar o mantenernos en la marea por lo que en estos casos la opción de plomar un señuelos podría tener asidero, especialmente al pescar a larga distancia.

 

Los señuelos tiene básicamente tres movimientos, el primero es un movimiento de vaivén inclinándose regularmente de un costado al otro, este movimiento esta dado por la forma asimétrica de la paleta sumado al ancho del señuelo lo que le permite su estabilidad y evitar que gire completamente en la recogida, este movimiento es especialmente importante en los señuelos de colores plateados o brillantes, ya que al realizar este movimiento proyectan destellos de luz que le indican al pez cazador que la presa tiene un nado dificultoso y es percibido a gran distancia.

 

El segundo movimiento del señuelo es su desplazamiento, que puede ser en línea recta o generando una trayectoria de nado zigzagueante, este movimiento esta dado por el propio diseño del señuelo (Mas cabezón y con cola delgada generan mejor este efecto) como por la técnica de recogida con la caña dando pequeños tirones de lado a lado (Investigar técnica "Paseando al perrito"), hay algunos modelos que exacerban este efecto al dividir el señuelo en dos partes, los llamados Jointed (Como el de la imagen ), los cuales al tener la cola libre generan un desplazamiento muy vistoso pero su propio diseño dificulta bastante el lanzamiento del señuelo. Este movimiento es muy tentador para los peces cuando las condiciones permiten trabajarlo a bajas velocidades, como cuando las corvinas están "a la espera" en los pozones de orilla o los lenguados acechan en los mismos pozos.


El tercer movimiento es casi exclusivo de los señuelos tipo sinking, que recordemos por su peso tienden a irse al fondo, se trata de pegar un tirón corto hacia arriba con la caña lo que hace subir rápidamente al señuelo y luego esperar un par de segundo para que producto de su peso se dirija al fondo para nuevamente pegar otro tirón y así sucesivamente, lo que genera un nado de un pez moribundo que intenta infructuosamente llegar a la superficie y que será presa fácil para cualquier predador, esta técnica se basa en el cruce de las técnicas  denominadas Stop and Go y el uso de BucktailJig.

Es muy importante para no perder estos movimientos  en el señuelo (Especialmente el segundo) generar en el amarre del señuelo al líder un lazo como el que entrega el nudo Rapala (mostrado a la derecha) o utilizar argollas o destorcedores redondos que no limiten el desplazamiento del empalme de amarre con el señuelo.

.

 

Finalmente para redondear el tema del nado de los señuelos comentar que por norma general los señuelos pequeños (8 a 12 cms) habitualmente  tienen mejor nado que los señuelos grandes (14 a 16  cms) y que muchos de los señuelos que vemos en las vitrinas están diseñados para trolling (pesca en bote) los cuales podemos reconocer por su gran paleta natatoria y porque muchas veces la argolla de amarre esta en la mitad de la propia paleta, estos señuelos están diseñados para trabajar a grandes profundidades (entre 3 a 10 mtrs.) y por su forma y tamaño resulta imposibles trabajarlos desde la orilla



(Jorge Arispe, un gran maestro en la pesca de la corvina en la zona norte del país)

Existen otros atrayentes como la emisión de sonidos y vibraciones que bajo mi perspectiva no revisten mucha trascendencia y quizás el único avance digno de destacar son los señuelos "longCast" que en su interior disponen de bolas de plomos que al momento del lanzamiento se ajustan en la cola del señuelo para lograr mejor distancia de lanzamiento y en la recogida tienden a irse a la cabeza lo que le entrega un buen nado y un trabajo mucho mas cómodo para recorrer diversas zonas de pesca. Finalmente hay que considerar que hay señuelos que están diseñados para agua dulce lo que implica que tendrán una menor duración en sus acabados, sus anzuelos se oxidaran con mayor rapidez y si se trata de versiones suspending estas tenderán a comportarse mas como flouting.

Curiosamente la corvina responde mejor a señuelos pequeños, idealmente de entre 8 y 12 cms, (no así el lenguado que tiende a tener mejor respuesta con señuelos de 14 ó 15 cms.), del tipo flouting o suspending que por lo general tienen un peso de entre 15 y 30 grs. por lo que resulta imprescindible utilizarlo con una caña y carrete adecuado a esos pesos o será muy difícil lograr lanzarlos decentemente. En cuanto a los colores la corvina responde bien a los plateados, azules, rosados y en días nublados o con agua muy turbia a colores chillones como salmón, dorado y amarillo. Dentro de los señuelos reconocidos por sus capturas de corvinas en la orilla encontramos a:

Abu Garcia Tormentor, en 9, 11 y 13 cms, en versiones flouting y sinking, tiene un excelente nado pero a baja velocidad por lo que es una buena opción si el mar nos deja tiempo para desplazar el señuelo, tiene una paleta natatoria bastante sobredimensionada por lo que al reducirla un poco mejora bastante el lanzamiento al ofrecer menos resistencia al viento y obtiene un nado mas veloz, el color ideal es el que se muestra en la foto BlueTiger.

La línea Xrap de rapala se entrega en versiones de 10, 12 y 14 cms para agua dulce y salada en versión suspending, tiene un precio bastante mayor a la de la competencia y aunque no entregan un nado muy llamativo cuentan a favor con un excelente lance y dependiendo de la morfología de la playa (con pozones y canalones) permite sacarle provecho a las detenciones con su excelente capacidad de flotabilidad neutra, no obstante si la playa es plana y con poca profundidad su nada es muy deficiente, los colores que reportan capturas son la clown, Hot Pink y  la silver.

De Japón la línea Mag Minow de Yo Zuri se presenta en 12 cms y 26 grs con un nado inmejorable y terminaciones de lujo es quizás el mejor señuelo para la corvina aunque su precio dificulta bastante encontrarlo en el mercado, al igual que rapala tiene un sistema de distribución de peso (Magnético en esta caso de ahí su nombre) que mejora considerablemente su lanzamiento, otra línea de Yo Zuri que también reporta importante número de capturas es la Tobimaru también del tipo flouting pero esta no posee el sistema de distribución de peso y cuesta un poco mas lanzarla a distancia pero no deja de ser una buena opción. Los colores predilectos son el HGM, HIW, HAJ, PRH .

Bomber nos ofrece la línea Long A, versión suspending de 12 cms, también cuenta con sistema de distribución de peso lo que garantiza un buen lace y ofrece un muy buen nado, además su precio es muy tentador, la gama de colores disponible es bastante amplia pero al igual que los señuelos ya descritos las opciones ideales son tonalidades azules, plateados, amarillos y rosados.

Otra línea bomber apetecida para la pesca de la corvina es la A-Salt, diseñada específicamente para agua salada cuenta con un peso de 28 grs y un largo de 14 cms, armado con tres triples, reporta importantes capturas de corvinas y lenguados siendo uno de los señuelos más utilizados en la actualidad por su accesible precio y disponibilidad.

Otro de los señuelos que reportan capturas de corvinas son las cucharas oscilantes y las chispas, la más reconocida para pesca a corta distancia es sin lugar a dudas las chispas krocodile, estas al tener una forma cóncava tiene un nado errático muy atrayente, las hay de distintos gramajes pero lo usual es que bordee los 30 grs., otra alternativa para la pesca con chispa liviana es la Abu Garcia modelo toby y Krosty en colores bronce y plata, aunque esta no tiene la calidad de la krocodile y tiende a oxidarse rápido.

Obviamente existen una amplia gama de señuelos que también entregan buenos resultados en un momento dado para la pesca de la corvina a corta distancia pero estos son los más comunes y fáciles de adquirir en el mercado local.

La forma de trabajarlos no difiere mucho entre un modelo y otro, el punto en común es que por su bajo peso la distancia de lanzamiento rara vez superaría los 40 metros, buscaremos en primer termino poner nuestro señuelos detrás de la primera ola, buscando el momento adecuado para dejar nuestro señuelo en agua muerta y empezar a recoger siempre con la  puntera de la caña lo mas baja posible para ayudar a profundizar nuestros señuelos, es muy importante sentir siempre la tensión  en la línea (Una suave Vibración en la puntera de la caña nos indica un nado perfecto) lo que muchas veces  nos obligara a recoger con bastante velocidad, no hay que tener miedo ya que la corvina es muy rápida cuando se decide a atacar, hay buscar de ser posible en los bordes de los pozones o intentar cruzar perpendicularmente los mismo. Si logramos visualizar las corvinas coleando en la orilla hay que evitar lanzar los señuelos encima de ellas, mas bien buscaremos lanzar de forma sistemática por la ruta en donde entran y salen del pozon y si la corriente lo permite trabajar lentamente el señuelo cuando la corvina tenga a nuestro señuelo dentro de su rango de visión, debemos tener un alto grado de paciencia ya que podemos estar lanzando por un par de horas nuestro señuelo sin resultados pero muchas veces basta un pique para que valga la pena toda la jornada de pesca.

 

Los Señuelos para la pesca detrás de la rompiente

La mayoría de las veces no tendremos la suerte de ver las corvinas coleando en la orilla, entre otros factores porque no en todas las playas se presenta la morfología adecuada para que la corvina salga a comer hasta la misma orilla por lo que nuestra presa podría estar a una distancia insalvable para la mayoría de los señuelos antes visto por su poco alcance en el lanzamiento, del mismo modo cuando el mar se revuelve mucho nos impide (principalmente por la resaca) acercarnos a los pozones y la playa se alarga demasiado, en este escenario lo primero que debemos procurar es posicionar nuestros señuelos detrás de la rompiente a distancias habituales entre los 40 y los 120 metros, por lo que las opciones de señuelos que permiten ser lanzados a esas distancias se reducen considerablemente. Generalmente los señuelos de larga distancia poseen pesos por sobre los 40 gramos (incluso hasta los 100 grs) y por su contextura (delgados para ofrecer menos resistencia al viento) no puede generar el nado vistoso de los descritos con anterioridad por lo que es deber del pescador imprimirles los movimientos necesarios que le resulten atrayentes a la corvina, dentro de esta gama de señuelos podemos mencionar a:

La chispa cromada o de metal blanco y todas sus variantes es quizás el más antiguo de los señuelos, siendo el artificial mas reconocido para la pesca de corvinas a distancia, su diseño se asemeja a la de una gota alargada, lo que le otorga un excelente factor aerodinámico en el lanzamiento lo que sumado a su peso que fluctúa entre los 40 a los 120 grs, permite alcanzar grandes distancias mas que cualquier otro señuelo, su nado es algo tosco y lineal por lo que el control de la profundidad de trabajo y su trayectoria es maestría exclusiva del pescador, la más reconocida es la chispa cromada de tres puntos rojos.

Una mejora considerable al desempeño de la chispa de metal es el reemplazo del triple por dos anzuelos del Nº8, idealmente disponer uno muy pegado al señuelo y el segundo algunos centímetros mas alejado, comúnmente llamado ladrón ya que este robara la presa en caso que se suelte del primero, además el incorporarle al primer anzuelo plumas del pecho de un gallo blanco o pelo de chivos en la misma tonalidad le otorga un atractivo mayor al señuelo bajo el agua.

 Finalmente  la incorporación de anzuelos con plumas o pelos de chivos (a modo de streamer o bucktail jig) algunos  centímetros antes del señuelo, los denominados "cafiches" permite trabajar la chispa lentamente a modo de espinel de plumas , muy utilizado en Perú y rescatado magistralmente por nuestro maestro pescador Jorge Arispe con la chispa de confección propia "Arica Fish" (Fotos superiores) que en este video muestra su efectividad en una playa de Arica.

 

La forma básica de trabajar la chispa consiste en alcanzar la zona de pesca que para el caso siempre será detrás de la rompiente, idealmente encontrar la corriente de la resaca del pozo que nos empujara la chispa hacia dentro, una vez en el agua esperar a que profundice y calcular el trabajarla a media agua, una opción es esperar que toque fondo y contabilizar el tiempo que se demora para que en el siguiente lance esperar ese tiempo restándoles un par de segundos (Técnica countdown), la velocidad de recogida esta dada por la resistencia que nos ofrezca la corriente, si sentimos que nos tira la chispa hacia adentro recogeremos más lento, si por el contrario sentimos que nos bota la chispa a la orilla y perdemos  tensión en la línea apuraremos la recogida, generalmente la recuperación de línea de las chispas tiende a ser rápido y no hay que temer a ello ya que la corvina es muy veloz en su desplazamiento cuando se decide a atacar puesto que por la turbiedad del agua en la rompiente solo dispone de un par de segundos para darle caza a su presa ante que salga de su rango de visión, junto con eso es importante intentar recoger a distintas velocidad de forma alternada, algunas veces recoger mas lento y en otros lances recoger mas rápido, puesto que el tener el primer pique nos puede dar el indicio de cual es la profundidad ideal de pesca en esa playa y por ende la velocidad de recogida. Junto con lo anterior es importante evitar un nado lineal de la chispa tratando de darle vida al señuelo, en esto no hay una regla fija pero se puede intentar jiggear la chispa, dándoles un fuerte tirón de la caña hacia arriba como cuando se clava en un pique para hacerla subir rápidamente para luego dejar que profundice y nuevamente dar un fuerte tirón hacia arriba, para lograr eso se deja de recoger al momento de dar el tirón y se recupera línea lentamente en la bajada de la caña hasta volver a sentir la tensión de la línea y volver a dar el tirón, otra técnica consiste en dar una serie de pequeños tirones con la puntera al momento que se recupera, haciendo pausas de un par de segundos para volver a dar otra serie de tirones, realizar cambios de dirección en el desplazamiento de la chispa recogiendo con la caña a la derecha y luego cambiarla completamente para la izquierda, recoger de manera alternada entre muy rápido a muy lento, otra técnica común es recoger con el carrete y cuando se tiene plena tensión en la línea dejar de recoger con el carrete y desplazar la chispa con un movimiento de la caña al estilo torero, haciendo un semicírculo alrededor de nosotros, de modo que nuestra chispa tenga una nado lineal y rápido como arrancando de un depredador, todos estos movimientos pretenden replicar el nado de un pez con problemas de natación que le indiquen a la corvina que podrá capturarlo sin emplear demasiada energía en ello.

Otro de los señuelos reconocidos como corvineros era el Lobo de fabricación nacional de 45 grs que se muestra en la imagen de al lado, lamentablemente esta empresa al parecer quebró pero en el mercado encontramos una copia exacta de este modelo de la marca Douglas (imagen inferior) también de fabricación nacional, especialmente el modelo caribe y el morena, de lomo negro y guata naranja, siempre con los flancos plateados y brillantes.


Este señuelo posee un muy buen lance y por la posición casi perpendicular de la paleta de natación en la recogida se va rápidamente a fondo pero al detenerlo recupera lentamente su flotabilidad por lo que permite recorrer zonas de mucha corriente a baja velocidad, el principal inconveniente de este señuelo es que resulta bastante pesado de trabajar por mucho tiempo.

Como se comento anteriormente, otra alternativa para alcanzar mayor distancia y llegar a la zona de pesca es adicionarle plomo a la panza o a los triples de los señuelos, lo cual como ya sabemos  afectara su desempeño, convirtiéndolo en un sinking y procurando que la adición de plomo no altere demasiado el balance el señuelo lo cual se puede probar en una tina, procurando que se hunda de forma pareja o levemente cargado a la cabeza, esta técnica aunque es ampliamente cuestionada por otros pescadores debo reconocer que a deparado importantes capturas.

La forma de trabajo se asemeja a la de una chispa pero a menor velocidad.


(Corvina de 12 kls que saque en la playa Las Salinas III Región con señuelos bomber con anzuelos plomados)

 

Otra técnica muy poco explotada en Chile pero que teóricamente por la dieta de la corvina debería responder positivamente es la del Bucktail Jig que es un anzuelo con cabeza de plomo al cual se le adiciona una falda de plumas o pelos (Sintéticos o naturales) que al trabajarlo a pequeños tirones cerca del fondo asemejan la forma de natación de varios crustáceos y camarones como la pulga de mar, pequeñas jibias y napes que resultan muy atrayentes para los peces predadores de la orilla, Los Bucktail Jig son muy utilizados en norte América y Europa y poco a poco se extienden a esta zona del planeta, lamentablemente es muy raro encontrarlos en el mercado local pero su fabricación no debería ser muy compleja para el ingenio del pescador Chileno.

Un extraordinario relato y por cierto captura es la que nos presenta el blog del club Pirañas de la tercera región en la que describe la captura de esta hermosa corvina con un bucktail jig

Captura de Corvina con Jig

 

¿Como es el pique y la pelea?

 

El ataque de la corvina a los señuelos se siente de dos formas que a veces se complementan entre si, se puede sentir uno o dos golpes durante la recogida que genera un poco de tensión sobre la línea, son como dos avisos de pique o directamente un fuerte cabezazo que nos puede sacar la caña de las manos para iniciar una violenta escapada que es el sueño de todo pescador deportivo, esa primera escapada suele ser muy larga, incluso se recogen relatos de escapadas de hasta de 100 metros de forma frenética, es vital no intentar frenar esa primera escapada ya que la fuerza de la corvina fácilmente reventara cualquier línea de pesca, debemos afirmar nuestra caña y dejar que el freno de nuestro carrete haga su trabajo, este freno debe estar rigurosamente ajustado a un tercio de la resistencia total de la línea, una vez que termine esta primera carrera intentaremos recoger lentamente y sin apresurarnos nuestra presa, preferentemente levantando la caña para robarle unos metros para recoger línea en la bajada de la caña, cuando estemos cerca de la orilla la corvina intentara una segunda o tercera escapada ante lo cual debemos reaccionar simplemente aguantando la caña y dejando que el freno del carrete la canse, esta segunda carrera ya no es tan larga y la corvina empieza a sentir el cansancio, en ese momento podemos apretar un poco mas el freno del carrete y con mucho cuidado en la orilla intentar acercarla, luego de esa segunda o tercera carrera la corvina tendera a subir a la superficie en donde generalmente la vamos a visualizar a unos 30 ó 40 mtrs., cuando la corvina esta completamente exhausta pierde su flotabilidad mostrándonos claramente su vientre blanco en la superficie por lo que ya tenemos casi asegurada nuestra presa, si no logramos verla en la superficie hay que extremar el cuidado al llegar a la orilla ya que la corvina todavía tendría fuerzas para otra carrera y los pocos metros de separación entre nosotros y el pez aumentan peligrosamente el riesgo de rotura de línea. En algunas ocasiones la corvina arrancara en dirección a la playa lo que originara que perderemos tensión en nuestra línea y correremos el riesgo que se suelte del anzuelo por lo que hay que tratar de recuperar la tensión lo mas rápido posible recogiendo a gran velocidad (de ahí que se requiere un carrete de rápida recuperación), del mismo modo me a sucedido en algunas ocasiones al recuperar una corvina, que esta al nadar a media agua y encontrarse con una ola que pica fuerte la expulsa prácticamente a la orilla (Como a mas de alguien le ha sucedido al bañarse en una playa cuando lo alcanza un tumbo), en resumen si se tiene la suerte de enganchar una corvina grande, hay que disfrutar la pela y controlar los nervios, cualquier apresuramiento nos podría costar muy caro, si hemos estado intentando horas que una corvina tome nuestro señuelo hay que disfrutar al máximo esos minutos de pelea y tomarnos el tiempo necesario para cansar a la corvina antes de intentar vararla.

 

 Espero que esta pequeña guía los inste a tomar sus aparejos y salir una mañana temprano en busca de la corvina y aunque puede que no tenga suerte, al menos puedan disfrutar de la naturaleza y de la ilusión mental de capturar a este gran contrincante y quién sabe si en una de esas logran agregar un fotografía al álbum de las grandes capturas.

 

Saludos y buena pesca.

 

 

Comentar en el libro de visita

Volver